Vicky Martín Berrocal

23 noviembre 2016

SER MADRE

¿La profesión más dura? Ser madre.

Estos meses están siendo algo diferentes para mí, estoy echando mucho de menos… demasiado, creo yo. Mi pequeña ha comenzado a ” despegar” y, aunque sabía que iba a ser duro, nunca me imaginé cuánto.

El otro día leí la definición de madre y decía una de sus acepciones: madre: mujer o hembra que ha parido a otro ser de su misma especie” ¿de verdad? ¿eso es todo?
He tenido la gran suerte de poder participar en esta campaña donde se promueve la iniciativa para que la R.A.E. cambie esta definición.

SER MADRESER MADRE

Recuerdo cuando me pusieron a Alba en mis brazos… sentí un instantáneo e inexplicable amor… y en ese momento supe que mi vida había cambiado para siempre. Todo lo demás había pasado a un segundo plano, ya no había nada más. Es algo muy difícil de explicar, supongo que sólo las que sois madres me podréis entender.

Sin ninguna duda, ella es lo mejor que he hecho nunca, pero también el trabajo más duro que puede existir porque, al menos yo, me encuentro alerta las 24h del día. Todo lo que le pasa lo siento yo multiplicado por infinito, tanto lo bueno como lo malo… y, ahora que ya es una pre-adulta, tiene que empezar a vivir y ¡no quiero! quiero que sea pequeñita para siempre ¿no la puedo meter en una burbuja?

¡Cómo es esto de ser madre! A la misma vez que sabía que me iba a quedar sola: ella es el pilar de mi vida, mi amiga, mi compañera, mi TODO, es la que me  ha hecho no sentir esa soledad, la que me acompaña, la que habla conmigo, la que me da cariño por las noches… aunque también es con la que me enfado, con la que soy…¡madre!, aparece una generosidad que no es común, porque aún sabiendo que la iba a echar de menos, sólo miro por ella.
Mi propósito en esta vida es que ella viva y aprenda, que tenga experiencias únicas, que sepa manejarse sola, que sea independiente, valiente, segura… esas cosas que yo quiero que mi hija sea. Por ello, renuncio a tener esa compañía,  esa persona que tanta falta me hace, a mi pilar… con el único fin de que tenga lo que yo creo que debe tener y que sólo podrá adquirir si la dejo volar sola.

Si echamos la vista atrás, el modelo de madre ha cambiado mucho y si, digo cambiado y no mejorado, porque cada uno actúa  en ese rol como quiere, puede o cree que es lo mejor.
Antes, las madres dejaban su vida a un lado para dedicarla por entero al cuidado de sus hijos ¡ que no es poco!. Hoy en día la cosa ha dado un giro, la mujer lucha por su enriquecimiento personal, por su independencia económica, compaginándolo con el papel más importante: el de ser madre.
Lo que yo he vivido, ha sido tener una madre trabajadora, que me enseñó que todo se puede hacer, que hay que luchar, que hay que salir adelante… ¡a ser independiente!. Ella me lo transmitió a mí, y yo se lo quiero transmitir a mi hija. Lo que ha visto Alba en mi casa al igual que lo que yo vi en la mía a través de mi madre fue eso: una mujer que peleó, luchó, que trabajó sin parar… ¡eso es lo que hay!, ¡no existe otra manera! hay que salir adelante y es lo que nos toca.

Ahora Alba ha empezado a vivir y, antes de que me de cuenta, será ella quien se embarque en esta aventura que durará PARA SIEMPRE.

Si tú también crees que esta definición debería cambiarse ¡AYUDANOS!  entra en la plataforma y firma la petición: www.queesunamadre.org/SER MADRE

FELIZ SEMANA!

VMB @vickymartinberrocaloficial

@vickymberrocal


Etiquetas: , ,

6 ComentariosEnviado por: Vicky Martín Berrocal

Post Anterior Siguiente Post